BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

domingo, 31 de enero de 2010

#Capitulo6: ¿Imposible?, no tanto.

Nota: Se que tuve este blog descuidado por casi un mes, y lo siento mucho u_u es que el instituto me tiene realmente ocupada, de verdad mis más sinceras disculpas, espero que por este inconveniente no dejen de leer si?, en fin gracias por hacerlo, y de nuevo disculpenme. Espero que les guste el cap *-*
Un Beso.



Al principio no supe quien era pero cuando dejo de darme la espalda y le vi el rostro la sorpresa me invadió por un momento, era .. Chace.

Por un momento pensé que todo iba a estar bien y que no iba a pasar nada, pero en cuanto estuve sentada a su lado todas esas especulaciones quedaron hechas añicos. Otra vez ese maldito deseo de sangre. Aunque casi instantáneamente detuve mi respiración me había tardado demasiado, ya que todo el olor se arremolinaba a mi alrededor, si no hubiera sido por la “sangre” que ingerí en la hora de recreo probablemente en ese momento estaría teniendo muchos problemas.

Ni siquiera me atrevía a mirar a Chace, tenía la mente casi en blanco, sin embargo una pregunta inesperada apareció en ella ¿Por qué había tenido esa reacción tan extraña cuando Amy apareció ante nosotros?, de alguna manera sentía curiosidad y quería preguntárselo, pero estaba casi segura de que si abría la boca, sería el fin, así que opte por no tentar mi suerte, si es que puede llamársele así.

La profesora comenzó a hablar sobre lo que, desde mi punto de vista, sería completamente inservible para cualquiera de los que estaban en esa sala en un futuro. Así que no le preste mucha atención, y me concentre en no respirar, ni hacer contacto visual con nadie, lo que era un poco difícil cuando estabas sentada de una mesa que se encontraba en todo el medio del aula y casi todos tenían un ángulo perfecto del que mirarte, aunque esta vez no sentía por completo la fuerza de las miradas sobre mí, sino más bien sobre Chace a quien estuve a punto de mirar también pero -no lo hagas-dijo una voz en mi cabeza muy tenuemente, así que no estuve segura de si más bien no me lo imagine, el tono había parecido un poco alarmante así que preferí obedecer. ¿Por qué no podía mirarlo? ¿Perdería el control o algo así?.

Casi sin darme cuenta la clase ya había terminado, la profesora estaba diciendo algo pero nadie le prestaba atención, parecían más interesados en guardar sus cosas para irse rápido de allí. Y Ahora que lo notaba el no me había dicho ni una palabra durante toda la clase, lo cual fue un poco extraño, después de todo éramos algo así como conocidos no?, en parte agradecía el que no me hubiera hecho hablar pero.. En ese momento aunque mi cerebro me repitiera una y otra vez que no lo hiciera, no pude evitarlo.
-hola- idiota, idiota, idiota, sentía como si tuviera esa palabra tachada en la frente en muy grandes letras de colores chillones, porque asi era como me sentia en ese momento una completa idiota, el aire comenzaba a faltarme y tuve que dejar de retener mi respiración, el cuerpo se me puso completamente rígido , el olor era tan concentrado que era casi embriagante, sentía que la cabeza me daba vueltas y..
-qué tal?.-al encontrarme con unos ojos verdes escrutándome salí del extraño transe en el que me encontraba, sin embargo ya casi no podía hablar, era como si mi garganta fuera el desierto, completamente seca.
Cuando estuve a punto de intentar hablar para responderle sentí una mano en mi hombro, levante la vista y me encontré con unos grandes ojos azules, era Amy, que enseguida desvió su vista de la mía hacia la de Chace, y de nuevo ocurrió lo mismo de la mañana, ellos solo se miraron, y solo había una palabra para describir lo que sus ojos reflejaban: odio.

Repentinamente Chace me miro, o escaneo seria una mejor definición y luego salió del aula sin decir nada, ¿Qué sucedía con ese chico? ¿sufria trastornos de bipolaridad o algo así?
-¿Qué fue lo que..?-apenas pude articular, mi garganta no daba para más.
Amy ni siquiera me prestó atención, parecía más concentrada pensando en quien sabe qué cosa mientras seguía mirando el lugar donde había estado Chace hace un momento.
-ese chico..-articulo más para sí misma que para mi.- Ve a tu siguiente clase, si sales más pronto que yo, espérame junto al auto.-ella ni siquiera me miraba.-ten.-me entrego las llaves.- si pasan más de quince o veinte minutos vete a casa.-la mire confundida, esa actitud no era normal.-tengo algunas cosas que hacer.-agrego, medio sonrió y salió de la sala.
Por un momento me quede allí parada como estúpida, pero luego recordé que si no me apresuraba llegaría tarde a mi siguiente clase, gimnasia, mientras caminaba o más bien casi corría por el pasillo note con sorpresa que la sed de sangre había desaparecido así como así, parecía como si nunca hubiera existido, sin embargo trate de ser precavida y detuve mi respiración. No había necesidad de arriesgarme tan estúpidamente otra vez.
Cuando aparecí corriendo frente a la puerta del gimnasio todos los alumnos se quedaron mirándome, bien supongo que eso ya no se me hacia raro, pero lo que si era extraño, ¿por qué no habían entrado a clases aun?.¿tendría que preguntar?.Maldición. A regañadientes toque la espalda del primer chico que vi. Cuando este se giro y me encontré con unos grandes ojos marrón claro me quede petrificada, el me observo con sorpresa, era.. era..
-¿Eres la chica del parque?.-el chico del parque.. cuál era su nombre..?, ya lo recuerdo, Ian, ¿Por qué demonios de todos los que estaban allí tuve que toparme con él?.-suspire.-Esto.. si.-“se gentil”.-me dijo de repente la misma voz que me había detenido de mirar a Chace en la clase pasada, ¿GENTIL? Bien, no puede ser tan difícil.-Disculpa, eh, porque no ha comenzado la clase aun?.-sonreí, una GRAN y totalmente forzada sonrisa.
-Parece que el profesor no vendrá según informo una profesora,también dijo que vendría en un momento a ver si adelantaban a a la siguiente clase entonces.. Tu nombre era Jess..?
-Bianca.-mis ojos se abrieron como platos. Maldición, tengo que dejar de ser tan bocona.-digo eh,.-piensa, piensa.-Jessica es mi segundo nombre.-Forcé otra sonrisa.
-Oh, entonces tú..
No pudo continuar, la voz de una mujer se impuso ante todos nosotros, sin embargo no le preste atención solo estaba pensando en lo estúpida que fui, tendría que aprender a ser más cuidadosa en un futuro, es que.. ¿quien rayos pensaría que me iba a encontrar con ese chico otra vez y justamente en este instituto?.

De lo único que me entere fue que si nos adelantarían la hora de la siguiente clase, Literatura, la ultima que tendría que soportar durante ese día. Trate de evitar al chico, Ian, metiéndome entre los alumnos en la caminata hacia el aula. Sentí un alivio que casi dolió al darme cuenta de que Rouse también estaba en esa clase, no es que fuéramos amigas, de hecho ni siquiera hablábamos, solo que de alguna manera no sentía que ella fuera como todos esos frívolos y superficiales chicos que estaban a nuestro alrededor, o era eso o que me hacía sentir bien que ella no me mirara como a una exhibición de museo.

La clase paso muy rápido, en cuestión de segundos me vi fuera de ella y caminando hacia el aparcamiento, estuve apoyada en el porche por al menos unos diez minutos hasta que me canse de las miradas y preferí entrar en el auto a esperar, pero solo fue peor, ya que los chicos empezaron a arremolinarse alrededor de el. Di gracias a dios de que los vidrios fueran ahumados y muy, muy oscuros.
Luego de cómo media hora esperando a que todos se largaran decidí que ya debería irme, Amy encontraría alguna manera de regresar seguramente. Empecé a acelerar hacia adelante pero no sé cómo demonios un mustang rosa termino enfrente de mí, por amor a dios ¿ROSA? ¿UN MUSTANG? ¿Qué idiota compraría un auto de ese color?, aunque eso no tenía importancia ahora si no hubiera frenado tan rápido como lo hice probablemente habríamos chocado, de repente el vidrio de la ventana del mustang empezó a descender y una cabellera clara se asomo por ella.
-¡SERAS IDIOTA! ¿QUE NO VISTE QUE VENIA O QUE?.- ¡SI TE HUBIERA VISTO NO ABRIA ACELERADO CHICA INTELIGENTE! tuve ganas de decirle, sin embargo no lo hice solo me limite a tratar de tranquilizarme, bien.. no es su culpa ni tampoco la tuya, todo está bien, nada paso, respira.., sonríe.., ¡listo!, pulse el botón para bajar el vidrio y asome mi cabeza por la ventana.
-Lo siento, pero.-conserva la sonrisa, conserva la sonrisa, no pierdas la conpostura.-podrias mover tu carro de muñecas de mi camino, no puedo pasar.- MALDICION. La idea no era agravar la situación Bianca, bien quizás ella no lo allá escuchado… esa idea desapareció por completo cuando vi su rostro y la furia que demostraban sus ojos.
-Yo.. eh.. mi madre está en el hospital, tuvo un accidente y tengo que ir a verla rápido.- ¿MI MADRE ESTA EN EL HOSPITAL? Demonios, tenía que trabajar mejor sobre como aprender a mentir. Pero casi con sorpresa note que la expresión de Courtney había cambiado, ya no parecía molesta, al menos no tanto.
-solo por esta vez… adelante.- metió retroceso y yo acelere muy rápido para salir de allí.Bien.. Eso habia sido raro.
En todo el camino solo iba pensando en lo absurdo y extraño que había sido mi día y en el giro de 180 grados que había dado mi vida en un abrir y cerrar de ojos. Pensé que no tendría nada más sobre qué preocuparme aparte de cómo enfrentar a mis padres al llegar a casa, sin embargo lo recordé, en todo el día no se me había pasado por la cabeza: Heath, se suponía que tendría que verlo esta tarde. Me quede en blanco. Sin darme cuenta ya había aparcado enfrente de mi casa y había empezado a bajarme del coche.

Entre, y lo primero que quise hacer fue echar a correr escaleras arriba hasta mi habitación, sin embargo sabia bastante bien que no podía hacer eso, empecé a arrastrar los pies hacia la sala de estar que era donde probablemente estarían mis padres, y efectivamente.. así era.
Los dos me miraron al mismo tiempo tan intensa y severamente que sentí que me rompería en pedacitos y quedaría echa polvo en el suelo.
-Lo siento.- fueron las únicas palabras que salieron de mi boca.-Yo..
-Deberíamos sentirlo nosotros cariño.-enterrumpio mi madre.- yo..nosotros…-era un poco extraño hablar con ellos luego de saber lo que eran, de hecho casi se sentía aterrador.
-Lo que Clarise quiere decir.- intervino mi padre.- es que admitimos que nuestra actitud no fue la mejor manejando esta situación, después de todo esto es nuevo para ti y nosotros.. como decirlo te tratamos como a un animal fuera de control.- eso era tan cierto que casi resulto chistoso, casi.
-Yo.. lo entiendo y gracias a que Amy me explico todo eso de ser un mitad vampiro..
-Mitad vampiro?.-preguntaron a la vez con los ojos abiertos como platos.
-Esto.. si, es que..
-Porque tu transformación no está completa?.-pregunto mi padre sorprendido.
-Yo..yo.. no he acabado con la vida de nadie aun.- fue lo único que se me ocurrió decir para explicarlo.
Sus rostros solo expresaban confusión y sorpresa.
-Bianca como es que tu..?
-NO lo sé, Amy me a hecho esa pregunta unas cien veces el día de hoy, y no tengo la respuesta así que por favor, eso de retenerme para no perder el control en el instituto fue un poco cansado así que..
-¿INSTITUTO?.-ups, quizás no debí decir eso.-¿fuiste al instituto?.-inquirió mi padre.-Bianca estuviste en el instituto durante todo el día sin matar a nadie?.- se levanto del mueble, llego velozmente hasta mi y me puso las manos en los hombros.-¿Cómo lo hiciste?, ni siquiera para mí o para tu madre sería fácil.
Mi madre se había quedado blanca, más de lo que ya lo era normalmente.
-solo.. me limite a no respirar.
-sorprendente para una recién convertida no creen?.-Alex apareció en la sala y se sentó tranquilamente en uno de los muebles..- o debería decir medio convertida?.-rio un poco.
-Esta no es una situación graciosa Alex.-le reprendió papa.
-¿Quién está diciendo que lo sea?, solo me parece que es bastante interesante su comportamiento siendo tan nueva en esto, me pregunto que le abra dicho Amy.-me miro fijamente.-Eres consciente de que llegara el momento en el que seas incapaz de contenerte no?.- trague saliva, el tenia razón, pero alargaría ese día lo más que pudiera o almenos tanto como resistiera mi autocontrol.
-Eso no sucederá todavía.- por favor, quien querría parecer una chica de dieciséis años durante toda su vida?.- Alex levanto una ceja.
-Suerte con eso.-se levanto, paso junto a mí y despeino mi cabello, tengo que salir, volveré más tarde.-dicho esto Salió de casa y segundos después se escucho el rugir del motor de su auto.
Suspire.
-Puedo.. ir a mi habitación?.-pregunte insegura de si tendrían que hacerme más preguntas.
Mi padre mi miro por unos segundos y después asintió.
Luego lo recordé.. el asunto de Heath, tendría que al menos decírselos no?. Aunque no de manera tan especifica por supuesto.
-Yo..-ambos me miraron.-tengo que salir dentro de un rato, no creo que sea mucho tiempo, es solo que tengo algo que hacer.- Estuvieron dudosos durante unos momentos, pero luego asintieron, que estaban haciendo? Tratando de probarme o algo así.
Maldición. Subí casi corriendo a mi habitación.

Me lance en mi cama boca abajo y empecé a masajear mis sienes. Saque mi celular de uno de los bolsillos de mi pantalón y vi la hora, tres y treinta, lo que me dejaba menos de dos horas antes de ver nuevamente a Heath, el pánico empezó a apoderarse de mí...

2 comentarios:

Andreα (: dijo...

AL FIN :D
Quiero leer lo que pasa :)
No te demores un mes porfas! Jaja gracias.

Mallydi dijo...

Puuuubliika ProOontoO
Me Encanto Ezte Cap!
aff Cheka Mii BloOg Va?!! Pliiiz!…http://mfziita-ztar.blogspot.com/
Dime ke tal !
Bye....Besos!
Att:Mafeziitha